Un comentario el “Profecías España XIII

  1. ¿Has optado por cerrar la línea de comentarios en tu brillante exposición sobre las últimas profecías de la virgencita de san Borondón? Parece que te costó más de un mes redactar replica ajustada al contenido de mi comentario, por lo visto.

    De manera que te objetaré en esta otra entrega de noticiarios sobre el advenimiento de nuevas calamidades proclamadas por tus castas vestales, en este caso ceñidas al híperpaleto territorio celtibérico exclusivo.

    ¿Cuál es la epistemología que aplicáis para detectar la autoría real de esta suerte de anuncios bienaventurado-beatíficos? Si me da a mí mismo por conjeturar un vaticinio de cosecha propia, y os avanzo que me lo ha chivado la santísima virgen de los arrabales de Mombasa… ¿los daréis por válidos sin el correspondiente certificado de autenticidad homologado por la curia del Vaticano?¿No hay riesgo de interjerencias por parte de fenomenologías o entidades egrégor disfrazadas de angeloides?

    Ya que tanto presumes de erudicción profética… ¿no adivinas a qué pretérito linaje veneciano pertenece el apellido ‘Parravicini’? Demuéstrame lo que sabes a ese respecto.

    Percibo lo orgulloso que te tienes que sentir de acumular millones de visitas en tus blogs profético-apocalípticos. Millones de judeocristianos sadomasoquistas ansiosos de insuflarse lectivamente todo tipo de calamidades bíblicas para motivarse a prosperar siguiendo el ejemplo del vía crucis del “hijo del sandiós” de turno. Pánico e histeria a granel para el consumo de domingueros afectados por la credulidad que solo los idiotas genéticos pueden dispensar a unos textos y/o supuestos eventos que ningún historiador no apologeta jamás nos confirmó como verídico.

    Verás hermano: Tú podrás decidir no comentar en los blogs que no te gustan; servidor en cambio, cuando se topa con propaganda apocalíptico-profética en nombre de los códices de la venerabilísima iglesia católico-apostólico-romana (adalid del genocidio récord) lo que resuelve es vomitarles encima la correspondiente bilis antibiótica; la idea es neutralizar el sortilegio patógeno-patoso que implica toda predicción con la etiqueta de “divina” -que nunca se sabe quién se la adjudica-, pues tales constructos no son más que la agenda propagandística de la nauseabunda hermandad sionista-judeocristiana-babilónica para la que, ya bien consciente o involuntariamente, trabajáis los adictos al oráculo, tanto vetusto como neotestamentario; de ahí que los fans de aquellos visionarios meapilas mal drogados tenéis más peligro divulgando noticiarios celestiales que los propios autores del libreto en cuestión; porque gracias a los JewTubers y bloggers niños-rata dando pábulo a tanto adivino mediocre con la excusa de que… “es necesario que la gente conozca sus futuribles”… (mal disimulando su obsesión en acumular ‘likes’, ‘subscriptions’ y visitas) …se conforma el motor idóneo para la propagación de la desazón masiva ultracateta en el gremio de los zombis, y hay peligro severo de promover gratuitamente los efectos de unos conjuros cabalísticos que coadyuvan a que tales megaimbéciles continúen generando realidades de pésimo gusto y peores sobredosis de morbidez por la catástrofe.

    Te lo repito resumido: Toda profecía no es más que pura y dura AGENDA de aquellos que saben cómo mantener a la plebe en posición de decúbito supino a fin de hincársela a placer y hacerlos buenos esclavos temerosos y obedientes. Vulgaridad proveniente de consciencias incompletas que no osan dar el brinco independiente, personal y autónomo… y acaban zozobrando, impeliendo con ellos a sus clones cacatúas repetidoras.

    Es de agradecer que no utilices pistolas para obligar a tu público desinformado a consumir el veneno que contienen semejantes lecturas. Este que te escribe tampoco compele a nadie a consultar mis redacciones; sin embargo no hemos de olvidar que el hecho de publicar sandeces y dejarlas a la vista del público tiene su contraparte incómoda; especialmente cuando dejas al lector añadir sus reflexiones.

    En cualquier caso te lo voy a recordar cuantas veces me parezca oportuno, al margen de que permitas o no la difusión de mis augurios; bien seguro estoy de que no te vas a perder ni una línea de mis alegatos, y eso es lo que cuenta.

    Porque… yo también tengo alma de exorcista… (y de profeta) -lo confieso-; de tal modo que, ‘en verdad en verdad os digo que’… así funciona la hipnosis cuando encuentra victimario paletoide susceptible de ser sugestionado por los vectores del engaño, disfrazados de “divinidades celestiales”: En base al innumerable listado de vaticinios “ineludibles” anunciados por… “el señor sacrosantísimo” y sus repugnante coral de voceros tildados de santurrones, así como de sus virgencitas de estampita tercermundista y el resto de visionarios mal drogados, (adalid de la bondad suprema); semejante memorándum no implica más que la agenda de la hermandad que desde milenios controla la mentalidad de una humanidad de retrasados cognitivos, todavía inconscientes de que los autores de las religiones, sus profecías y las calamidades que en ellas se anuncian SON LOS MISMOS.

    No me extrañaría nada que fueras jesuita.

    En cualquier caso: ¿Dónde tienes propaladas esas profecías benevolentes que dices contienen los “santos” legajos deutero o protocanónicos?

    Tú y tus fuentes fidedignas inspiradas por los dioses clementes, generosos y afables anunciáis profecías de exterminio, devastación y ruina.

    Por mi parte en cambio te garantizo paz, avance y evolución continua y sempiterna.

    Escoge qué realidad vas a promover en adelante para ti y tu audiencia.

Los comentarios están cerrados.